Los clásicos y el deseo

¡Qué brazos y hombros toqué y vi ,

qué dispuestos estaban sus senos a mis caricias,

qué suave el vientre que vi bajo su cintura,

qué larga su pierna, qué lozano su muslo!

Baste con decir que todo era más que de mi agrado;

Me abracé a su cuerpo desnudo, y ella se dejó caer:

Juzguen el resto, cansado quedé de que me pidiera besos;

¡Oh, Júpiter, envíame más tardes como ésta!

Ovidio.

Anuncios

Acerca de cuidarconcuidado

Hola! Soy Marina, de profesión Enfermera. Me interesan los cuidados del cuerpo, del alma y de la mente
Esta entrada fue publicada en Arte, Lecturas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los clásicos y el deseo

  1. marguimargui dijo:

    Cuanto sabían ya los clásicos

    Le gusta a 1 persona

  2. montse140858 dijo:

    ¿”El arte de amar” tal vez…? Delicioso librito…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s