Pasión Téllez, una estrella

la-cuidad-de-las-estrellas

Accedió a acompañarle a su fiesta de fin de tesis. Cuando se abrió la puerta de aquella casa, de la calle Santa Juliana, supo que había conocido a esa persona que marcaría su vida. Con él celebró sus primeras veces. Su primer perfume de Chanel. Su primer baile. La primera vez que cocinó creativamente con un hombre. La primera vez que se vistió de largo. La primera vez que hizo un viaje transatlántico. La primera vez que acudió a un club de jazz. La primera vez que fue a la ópera. Sus primeras grandes fiestas y recepciones. El primer hombre que le pidió matrimonio. Su primer desayuno en la cama… Su despertar a la vida.

Cuando se conocieron les separaban 16 años, cultura, bagaje vital, posición económica,… y les unía el gusto por la belleza, la inquietud por la vida y una manera de entender el  amor fuera de lo común.

Ella creció y superó todas las pruebas impuestas por la vida. Sus encuentros siempre tuvieron el halo mágico de una relación karmática.

23 años después de la primera vez que se vieron se inundó su casa. ¡Lo que faltaba! Ese accidente resultó ser un regalo. Encontró una vieja agenda y marcó todos los números que fueron necesarios hasta dar con alguien que sabía de él.

-¡Es un milagro! Dijo su interlocutor. Mañana es su cumpleaños, aguanta las ganas y llama mañana.

Llegó el momento, palpitante marcó su número y preguntó por él. Su tono inicial fue helador y distante. Cuando ella se explicó, escuchó ese tono cómplice que hizo girar el mundo hasta hacer posible lo imposible.

Volvió a viajar. La recibió con la casa llena de flores, con música, con la alegría y la emoción de alguien que ha esperado 23 años. Siete maravillosos e inolvidables días.  La sexta noche, frente a la chimenea, se declaró diciendo algo como “si tuviera una vida para compartir tú serías mi compañera. No existe en el mundo nadie como tú, precisamente por eso no puedo permitir que te quedes. Es mi trayecto final y quiero para ti alegría y amor. No quiero que me cuides enfermo, no quiero este final para ti”

Conocía la fuerza de su motor, tenía que frenar y lo hizo. Un año más y se volvieron a encontrar y a desencontrar. Otro más, éste muy especial, celebraban sus 25 años, los 60 de él. Lo hicieron por todo lo alto, con la sorpresa, la magia y el glamour que sólo él era capaz de crear para ella.

Bajo la mirada de ella, cada instante era un regalo. Sin embargo, él no podía soportar la idea de verla sufrir. Quería guardarse las miradas y las sonrisas, las mejores, las que sólo él conocía y con su tesoro se fue sin despedirse.

Dolorida, rota, deshecha decidió que no volvería a buscarlo. No entendió. Sus posiciones eran tan divergentes que la empatía se hacía impensable.

Dos años después comenzó a celebrar que sus sueños se estaban haciendo realidad. Que todo el esfuerzo realizado, que toda la energía puesta durante años estaba dando sus frutos. Fue irresistible compartirlo con él. El silencio se rompió parcialmente. Él mandó decir: “me alegro por ti, esta es tu verdadera pasión y lo haces realmente bien” Recibir esas palabras fue todo un regalo.

Una escena de película, una melodía tocada al piano, un mirar atrás y  por unos instantes ver la película de tu vida, la versión del “si las cosas hubieran sido como las soñé”. Despertar de la ensoñación y tomar plena consciencia de que sólo soltando se puede crecer y avanzar. Que el viaje es perfecto tal y como es. Que los viajes más bonitos y profundos se hacen en soledad. Que compartimos tramos de nuestro viaje de vida, siendo cada uno responsable de sus pasos. Que el tiempo es único e irrepetible. Que las líneas de la vida son misteriosas y caprichosas. Que el brillo de las estrellas es la energía que se desprende de las colisiones atómicas. De pronto, una escena cambia el rumbo de la historia.

Marina M.T.

Anuncios

Acerca de cuidarconcuidado

Hola! Soy Marina, de profesión Enfermera. Me interesan los cuidados del cuerpo, del alma y de la mente
Esta entrada fue publicada en MIS PALABRAS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s